Manilva

Porque de estar el dicho ingenio de azúcar en el dicho término a causa de la mucha gente que estaba en el se aseguraba mucho toda la tierra de los moros. Pasados quince días viernes luego siguiente postrero del mes de julio (31-07-1545) vino el dicho Aliamate a tierras de Casares y saqueó el yngenio de açucar del Duque de Arcos y cautivo mucha gente.

 

Pleito del duque de Arcos con la ciudad de Marbella, Archivo Histórico Nacional, Sección Nobleza, Osuna, C. 153 

Manilva, el ingenio más antiguo

El ingenio del duque de Arcos fue el primero de los que tenemos noticias en tierras malagueñas y se levantó en las cercanías del castillo de la Duquesa hacia 1530. Eran tiempos peligrosos en esta zona por la cercanía de las tierras africanas y por la piratería que afectaba a la costa mediterránea. Entre los siglos XVII y XVIII se fundó un nuevo ingenio, el Chico o de Manilva, cerca de esta población, que aparece en el plano de Juan José Almagro de principios del siglo XVIII aunque después fue abandonado.

Mucho tiempo después, en 1870, se puso en marcha la fábrica azucarera San Luis de Sabinillas y poco después su colonia agrícola, ateniéndose a la Ley de 1868. Esta Sociedad para el cultivo de caña y fabricación de azúcar pertenecía a José Ortiz, Eduardo García y Marcos Llamazares, que en 1878 la traspasaron a los Larios. Estos compraron las mejores tierras del condado de Casares en 1887 e hicieron obras para la mejora de la producción agraria: Norias Alta y Baja y pantano de Alcorrín.

A finales de la década de 1930 los Larios vendieron la llamada Sociedad Industrial y Agraria del Guadiaro a Juan March y con ella los bienes de la Colonia San Luis de Sabinillas. Después de la Guerra se desmantelaron las instalaciones y en 1950 se abrieron en ella las puertas de la Colonia Infantil Veraniega.

Ingenio chico o del Duque

Fábrica San Luis de Sabinillas

Ingenio antiguo o del Duque

El ingenio de azúcar del condado de Casares es anterior a la fecha de 1530. La vega de Manilva tenía plantadas 140 fanegas de cañas y estaba junto a la torre de la Duquesa. En 1531 el ingenio se arrendó a Juan Bautista Espinola y otros genoveses que ampliaron los cultivos y mejoraron las acequias. En 1542 el duque Luis Cristóbal se hizo cargo de la empresa y los genoveses abandonaron el ingenio en 1543. En 1550 paró la producción y en 1554 se convirtió en mesón.

Restos del acueducto del ingenio, junto al arroyo del Indiano. Foto Marcos Vázquez Candiles

Plano del Ingenio chico

En este plano se representa un ingenio del siglo XVIII con sus elementos principales. Era un ingenio hidráulico con una rueda vertical para mover el molino. Utilizaba todavía prensas de viga para acabar de exprimir el bagazo. La cocina funcionaba con distintas fogatas para las calderas. Tiene también un depósito para las cañas, además de vivienda para el administrador, caballerizas, iglesia, albercas y jardines. Un acueducto o alcantarilla conduce el agua hasta el salto en que cae el agua sobre la rueda voladera.

Archivo Histórico General Militar de Madrid

Ingenio chico

A finales del siglo XVII se retomó el cultivo de la caña y se construyó un nuevo ingenio en las vegas del Duque que se mantuvo hasta mediados del siglo XVIII. Se conservan sus ruinas entre el río de Manilva y el camino Viejo de Casares. Quedan restos del acueducto que llevaba el agua hacia la rueda voladera, el edificio correspondiente al cuarto de la maquinaria reconvertido en vivienda rural y en la última arcada se observan los efectos de su uso como cuadra.

Fábrica San Luis de Sabinillas

Se creó en 1870 y ocho años después los Larios la compraron junto con las tierras más fértiles del Condado de Casares y otras de la colindante provincia de Cádiz. A finales de los años 30 los Larios vendieron la Sociedad a Juan March. En su solar existe hoy una colonia infantil veraniega.

Foto de la enciclopedia Espasa Calpe

El azúcar en Manilva y el Ingenio chico

Desde su fundación antes de 1530 el ingenio del Duque facilitaba la presencia de población que hacía posible la defensa de la costa, atacada frecuentemente por las incursiones de los piratas berberiscos. Los vecinos repobladores pidieron ayuda al duque de Arcos para que construyera la Torre de la Mora o de la Sal en la cala donde desembarcaban los piratas. No debió de sentirse muy segura la costa en adelante porque el ingenio había desaparecido en 1554.

A finales del siglo XVII se construye otro ingenio en las vegas del Duque, más alejado de la costa, aunque el peligro de la piratería era ya mucho menor: el Ingenio Chico o de Manilva. En el siglo XVIII se cita algunas veces, aunque en la segunda mitad de la centuria aparece como abandonado. En el Catastro de Ensenada (1749) se dice: “Ingenio de Azúcar perteneciente al Ilmo Sr. Duque de Arcos que está arruinado por desidia al que no se le considera utilidad alguna porque reedificarse no pudiera sin debilidad por ningún medio alguno”.