Málaga

Hasta 1880 el azúcar de caña se convierte en una oportunidad de negocio, participando en ella los miembros de la burguesía comercial e industrial malagueña (Heredia, Larios, Huelin) así como banqueros granadinos y motrileños (Agrela, Rodríguez Acosta, La Chica, Aurioles, Moré) y los burgueses y terratenientes locales de Torrox, Nerja y Vélez-Málaga (Francisco Javier de León Bendicho, José Navas Herrero, Hnos Martínez Manescau, Juan Ramos Ramos y Juan Nepomuceno Enríquez).

Málaga, la burguesía malagueña en el negocio del azúcar

El desarrollo de la actividad azucarera en la capital malagueña se inicia en 1860 con la apertura de una fábrica en la Malagueta por Martín Heredia, dedicada al refino del azúcar, aunque también elaboró en ella azúcar de caña de la provincia malagueña. Después, a partir de 1863, se crearon nuevas azucareras propiciadas por miembros de la burguesía malagueña: los Larios, los hermanos Huelin, Simón Castel y los hermanos Briales, entre otros.

La continua expansión del azúcar de caña en la ciudad tuvo su fin a mediados de la década de 1880. Problemas de todo tipo hundieron al sector en una grave crisis de la que nunca se recuperaría: años de heladas; la liberalización de las importaciones de azúcar refinada extranjera; la disminución, a partir de 1884, de los derechos arancelarios sobre el azúcar en bruto procedente de las Antillas, y de forma especial, la competencia del cultivo de la remolacha, explican la nueva situación.

En el primer tercio del siglo XX se asiste en el Sureste andaluz a la recuperación del sector azucarero a base de sustituir la caña por la remolacha. Málaga permaneció ajena a este proceso, a excepción de la creación en 1890 de la Azucarera Antequerana. Hasta 1930 no se inició la recuperación del sector en Málaga con dos nuevas fábricas, equipadas para producir azúcar de remolacha y de caña: N.ª S.ª de la Victoria en el Tarajal y Azucarera Hispania en el Guadalhorce.

Azucarera del Tarajal

Azucarera de Zamarrilla

Fábrica Santísima Trinidad

Ingenio Ordóñez

Cortijo la Aldea

Desaparecido por la 2ª pista del aeropuerto

Azucarera de Martín Heredia

Ingenio del cortijo de la aldea

AZUCARERA MARTÍN HEREDIA

La primera fábrica de azúcar de Málaga capital (1860), la de Martín Heredia, se situaba en el solar del hoy llamado palacio de la Tinta. Contaba con instalaciones modernas para la fabricación de azúcar, aunque su principal actividad fue el refino del azúcar en bruto procedente de las Antillas.

La fábrica se montó con las últimas innovaciones técnicas y toda la maquinaria se movía por vapor. Funcionó a pleno rendimiento hasta la década de 1870 en que su próspera trayectoria quedó truncada por el arancel Figuerola de 1869, que rebajaba los impuestos a las importaciones de azúcar.

Azucarera Zamarrilla

Funcionó hasta el siglo XX junto a la conocida ermita de su nombre. Se creó en 1863 con el sistema más moderno por J. S. Smith y Cía. y pronto pasó a manos de la Sociedad Vda. de Frutos, Portal y Cía. con el nombre de N.ª S.ª de la Concepción, etapa en la que transformaba en azúcar la caña procedente de las tierras del marqués del Duero.

Quebró esta empresa en la década de 1870 y fue adquirida por una sociedad de la que formaban parte los Larios.

Foto Vicente Tolosa Elorduy (Colección Gustavo Sánchez)

Ingenio de Ordóñez

En el cortijo de Ordóñez, en la desembocadura del río Guadalhorce, Martín Heredia y Hermanos fundaron en 1885 una moderna fábrica azucarera. A comienzos del siglo XX, con la crisis del sector se vio afectada y pasó en 1903 a propiedad de la Sociedad General Azucarera de la Hispania, que poco tiempo después la cerró.

En 1945 se construyó en su solar el nuevo barrio de la Azucarera.

FÁBRICA AZUCARERA HISPANIA

La fábrica se instaló en 1930 en el solar de la antigua azucarera de M. Heredia e Hijos en la desembocadura del Guadalhorce. Fue la última azucarera que estuvo funcionando en Málaga. Cerró en 1994 y fue completamente demolida tras su cierre. Solo ha quedado como recuerdo de ella el nombre del polígono de la Azucarera y la máquina de vapor de la Prolongación de la Alameda.

 

Foto Paisajes Españoles

MÁQUINA DE VAPOR FIVES-LILLE

Fue construida en 1923 por la compañía francesa de Fives-Lille, la gran suministradora de maquinaria para las grandes azucareras de la costa del Mediterráneo desde la segunda mitad del siglo XIX. Después de funcionar en distintas azucareras de Granada y Almería pasó a la fábrica Hispania de Málaga, propiedad de la Sociedad General Azucarera de España. Esta máquina de vapor, una vez restaurada, está situada hoy en la Prolongación de la Alameda.

Plano del Archivo de la Diputación de Málaga

AZUCARERA SAN GUILLERMO, HUELIN

Eduardo y Guillermo Huelin Reissig, miembros de una destacada familia malagueña dedicada al sector del vino y al comercio exterior, fundaron en 1870 la fábrica azucarera junto al recién creado barrio de Huelin. Su chimenea señalaba el progreso industrial malagueño en esta zona de la ciudad. Su trayectoria fue breve por la crisis que soportó en las últimas décadas del siglo. En 1889 cerró, quedando como recuerdo de esta actividad el barrio de su nombre.

Barrio de Huelin

El numeroso personal que estas fábricas necesitan, hace necesaria y conveniente la construcción de edificaciones donde no puede albergarse con conveniencia de los mismos por la proximidad a los establecimientos donde se ganan su sustento, sino por la comodidad que tendrán en el tiempo que ganan para ir a ellos, mayormente si se hacen habitaciones cómodas, holgadas y en buenas condiciones higiénicas.

Juan Nepomuceno de Ávila, Proyecto de ensanche de población en los terrenos de Eduardo Huelin en Málaga.
Memoria Descriptiva, 1869

Vista actual del barrio de Huelin

FÁBRICA DE AZÚCAR SANTÍSIMA TRINIDAD, CHURRIANA

En la década de 1880 los industriales malagueños Simón Castel y los hermanos José y Sebastián Briales, relacionados con la producción harinera y los negocios de exportación, decidieron entrar en el sector azucarero con la puesta en marcha en la barriada de Churriana de la fábrica Santísima Trinidad. Estuvo funcionando pocos años debido a la fuerte crisis del sector a finales del siglo XIX. En el año 1903 ya había cerrado sus puertas.

 

Imagen basada en un vuelo aéreo de los años cincuenta

BARRIO EL PEÑÓN, ALHAURÍN DE LA TORRE

El acueducto del Rey es una obra nunca terminada que debía traer agua a Málaga. Del manantial de Churriana parte una cañería que después se transforma en acueducto de arcos esbeltos hasta llegar al inacabado Puente del Rey. Durante la época de la zafra o monda en el valle del Guadalhorce, los monderos, que trabajaban en la zona, se refugiaban en unas viviendas provisionales edificadas aprovechando los arcos del acueducto de la Fuente del Rey. Estas viviendas han acabado hoy por constituir el barrio alhaurino del Peñón.

FÁBRICA DEL TARAJAL

La fábrica del Tarajal se levantó en 1931 por una sociedad promovida por Manuel Romero Raggio, para trabajar la caña y la remolacha. Se constituyó con un capital de 5 millones de pesetas repartido en 10.000 acciones. De ellas, las correspondientes a un millón, se destinaron a los agricultores de la zona, que a cambio entregarían a la fábrica cada año 10.000 kilos de caña o de remolacha. En el año 1939 cesó su actividad y en 1945 reabrió para moler corcho para los embalajes.

Es un edificio de ladrillo visto que tiene una planta en U integrada por una gran crujía y dos naves que se adosan a los extremos de la primera en disposición transversal. Su interior es diáfano y la cubierta se sustenta con cerchas metálicas. Posee una chimenea de 85,30 metros y un aljibe de hormigón armado de bella arquitectura. Está protegido en el PGOU de Málaga, aunque es grande su abandono.

Foto Juan Antonio Isla

Málaga

A vista de dron – Arte Drone