artes plásticas

Los pintores del movimiento impresionista basaban su arte en la captación de la luz. El todo para ellos lo eran los efectos ópticos y lumínicos que llegaban a los ojos del artista. A pesar de esto tuvieron que convivir con los avances de la tecnología fotográfica, uno de los grandes avances de su época, e incluso la utilizaron. Así iba a suceder después muchas veces: El avance tecnológico acaba imponiéndose y aporta una mejora en la calidad. La aparición de la fotografía cambió el arte pictórico del siglo XIX. Al principio hubo críticas como las de Baudelaire en contra de la fotografía como herramienta artística o como arte. Sin embargo, la fotografía no iba a acabar con la pintura, sino que le abrió nuevas posibilidades técnicas y artísticas.

Decoración pictórica del presbiterio. Ermita de Nerja

Foto Juan Antonio Isla

Horacio Lengo Martínez, La Moraga, Museo del Patrimonio Municipal de Málaga, 1880. Representa una pandilla de niños en la playa de Pedregalejo preparando una moraga. Al fondo aparecen las chimeneas de la Málaga Industrial entre las que destaca en el centro la de la azucarera de la Malagueta.

El Patrimonio Industrial azucarero por su raigambre histórica en la tierra malagueña ha tenido repercusión en las artes plásticas. Algunas veces los industriales azucareros han actuado como mecenas para la creación de obras religiosas como los López Alcántara con la construcción de la ermita de N.ª S.ª de las Angustias de Nerja. Otras veces han sido los propios artistas malagueños como Bernardo Ferrandis, Antonio Muñoz Degrain u Horacio Lengo los que han representado en sus obras aspectos de la Málaga industrial. También fotógrafos clásicos como Vicente Elorduy, José Martínez Oppelt, José Padial Bobadilla o Emilio A. Som Cerezo nos han regalado excelentes instantáneas de la industria azucarera de la primera mitad del siglo XX. El artista José Pascual ha desarrollado también unas interesantes vistas en acuarela de las antiguas factorías nerjeñas. Otra forma de revivir los momentos que se fueron es lo que hace el ilustrador Antonio Salguero con sus recreaciones de la vida diaria de la industria decimonónica. Por último, hay que destacar que el cine ha tratado la industria malagueña en diferentes documentales, pero también aparecen estas instalaciones como localizaciones en el cine comercial.

 

B. Ferrándiz y M. Muñoz Degrain, Alegoría de Málaga, (techo del patio de butacas del Teatro Cervantes), fresco, 1870. Foto: Juan Antonio Isla

Se representa la matrona-diosa Málaga sobre un templo rodeada de los elementos destacados de la ciudad. A la derecha la azucarera de la Malagueta de Heredia.

Azucarera Malagueña

Ilustración para una obra reciente sobre el Patrimonio Industrial de la Axarquía. En ella aparece el interior de una fábrica azucarera en pleno proceso de producción en el siglo XIX. Como en otras obras, el autor nos ofrece la recreación de la vida cotidiana en la Málaga de la Industrialización.

Trabajo en el interior de una azucarera malagueña. Ilustración de Antonio Salguero

Fábrica San José de Nerja

Acuarela que refleja el paisaje azucarero de Nerja en la fábrica San José del Chaparil. El artista nos plasma en esta y otras obras el paisaje agro-industrial de la ciudad de Nerja, cuando el azúcar era el motor de la economía de la población.

Fábrica San José o Fábrica Larios. Acuarela de José Pascual

Fábrica de azúcar de Zamarrilla

Magnífica vista de principios del siglo XX en que la Azucarera de Zamarrilla, propiedad de la familia Larios, aparece en todo su esplendor productivo. El fotógrafo nos ofrece en sus obras la presencia humana en las fábricas de la industria malagueña.

Fábrica de azúcar de Zamarrilla. Fotografía Vicente Tolosa Elorduy (Colección Gustavo Sánchez)

Llegada a la fábrica

Excelente fotografía en que se refleja la dureza del trabajo de la monda en las vegas de la costa granadina en la primera mitad del siglo XX. Este fotógrafo es la fuente gráfica fundamental para el conocimiento de las fábricas azucareras de entonces y de su tecnología. Pero lo más destacable de su obra es el reflejo humano en el trabajo de la monda, el transporte de la caña y el ambiente de las plazas de cañas de las fábricas, donde los tipos humanos aparecen con todo realismo y crudeza.

Plaza de cañas. Fotografía José Martínez Oppelt

Fábrica de azúcar de Nerja

Esta imagen refleja el paisaje de la vega de Nerja en el momento de plena producción de la fábrica azucarera San José de Nerja.

El trabajo de este fotógrafo nerjeño nos lleva a respirar la vida cotidiana en los años de la primera mitad del siglo XX con sus escenas de la pesca, el campo y sobre todo de las tareas de producción del azúcar.

Fábrica de azúcar de Nerja. Fotografía: Emilio A. Som Cerezo

Trabajo en la fábrica

Escena en la que se contempla el trabajo en el interior de la fábrica de azúcar. Padial es un magnífico fotógrafo nerjeño que nos ha dejado escenas suficientes para revivir la vida de la posguerra en la ciudad de Nerja. Sus fotos más destacadas son las que nos presentan las escenas de trabajo en las que el fotógrafo da todo el protagonismo a las personas haciendo sus tareas productivas, a las que trata con toda la dignidad que se merecen.

Trabajo en la fábrica. Fotografía de José Padial

Fuga sin fin

Película americana protagonizada por George C. Scott que tuvo como primer director a John Huston y que terminó Richard Fleischer. Rodada en España con algunas escenas en Nerja de las que destacamos la desarrollada en la fábrica azucarera San José en la sala de tachas.

El cine también ha producido bastantes películas documentales sobre el funcionamiento de las fábricas azucareras.

Fuga sin fin (The Last Rum). Fotograma de la película de Richard Fleischer (1971)

Vista del interior de la fábrica San Joaquín de Maro. Con una instalación artística. Foto Juan Antonio Isla